Categories Menu

Mi ángel de amor

Mi ángel de amor
Hola chicos y chicas, bienvenidos nuevamente a miarmoteamor.com, la web con las mejores imágenes de amor y amistad del internet. Después de haber disfrutado la hermosa reflexión titulada El Escorpión continuaremos dándole seguimiento a dicha categoría con la bella historia de amor llamada Mi ángel de amor.

No cabe la menor duda que el amor de Dios es infinito y también lo es el de las madres, es por ese motivo que nuestro señor Dios nos asignó una madre la cual se encargará de protegernos de todos los peligros que ofrece este mundo ya que por desgracia vivimos en un lugar en donde la maldad  nos asecha a la vuelta de la esquina, pero el amor de madre está ahí para protegernos.

Esperamos que esta nueva entrega de este su portal de imágenes de amor llene sus expectativas y transmita correctamente el mensaje que pretendemos hacer llega a su corazón, saludos a todos y hasta la próxima.

Mi ángel de amor

Un niño que estaba por nacer, le dijo a Dios.

Me vas a enviar mañana a la tierra; pero, ¿como viviré tan pequeño e indefenso como soy?

Entre muchos Ángeles escogí uno para ti, que te esta esperando: el te cuidara.

Pero dime: aquí en el cielo, no hago mas que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz.

Tu Ángel te cantara, te sonreirá todos los días y tu sentirás su amor y serás feliz.

Y ¿como entender cuando la gente me hable? si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres.

Tu Ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar, y con mucha paciencia y cariñote enseñara a hablar.

Y, ¿Que hará cuando quiera hablar contigo?

Tu Ángel te juntara las manitas y te enseñara a orar.

He oído que la tierra hay hombres malos ¿Quien me defenderá?

Tu Ángel te defenderá aun a costa de su vida.

Pero estaré siempre triste porque no te veré más señor.

Tu Ángel te hablara de Mi y te enseñara el camino para que regreses a mi presencia, aunque; Yo siempre estaré a tu lado.

En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo pero ya se oían voces terrestre, y el niño presuroso, repetía suavemente:

Dios Mío, si ya me voy, dime su nombre, ¿Cómo se llama mi Ángel?

Su nombre no importa, tu le llamaras “Mamá”.

zp8497586rq
Compartilo en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email